Día de la Mujer: Entrevistamos a Lucía López autora del blog Mallata y una de las impulsoras del Manifiesto «Por un feminismo de Hermanas de Tierra»

Estás aquí:

Hoy es el Día de la Mujer y como en otras ocasiones, queremos hacer algo especial en el blog para conmemorar este día y poner de relieve el papel de mujeres que contribuyen a dar visibilidad y voz al sector agroalimentario. En esta ocasión vamos a entrevistar a Lucía López Marco o lo que es lo mismo al corazón y alma de Mallata, un blog que para los que seguimos el AgroSocialMedia es indispensable para estar al día de temas de agroecología, feminismo rural o ganadería.

Ahí va el cuestionario que nuestra responsable de comunicación,  Elisa Bagüés ha elaborado:

Proyecto Mallata

Lucía, después de muchos años hablando y siguiéndonos a través de las redes sociales es un placer dedicarte por fin una entrada en el blog y que nos prestes un ratito de tu tiempo. Lo primero que me gustaría pedirte es que, por si algún lector no lo conocía todavía expliques un poco el proyecto Mallata:

La verdad es que el placer es mío, estoy encantada de atender esta entrevista de Agromonegros, una empresa que, como dices, hace tiempo que sigo.

Una mallata es un lugar en mitad del campo o de la montaña donde el ganado y los pastores encuentran refugio las noches que pasan a la intemperie. En 2015 nació Mallata.com para ser precisamente eso: un refugio en la red donde encontrar contenidos sobre el sector agrario, el medio rural y donde visibilizar a las personas, especialmente a las  mujeres, que habitan y trabajan en él.

Desde entonces esta mallata digital no ha dejado de crecer y lo que empezó siendo un blog, ha acabado albergando también diversos mapas de iniciativas, como el mapa de iniciativas impulsadas por mujeres en zonas rurales, y la Revista Mallata, escrita por mujeres que viven en el medio rural o trabajan en el sector agrario.

Estudiaste veterinaria y si bien una parte de tu blog si puede encontrar paralelismos con esa profesión hay otras que sorprenderá a más de un lector o lectora que quien esté detrás de los temas que se hablan tenga esa profesión ¿Cómo llegas a desarrollar esas inquietudes por otras ramas como la agroecología, la comunicación, el feminismo, tu labor en ONG’S…?

Es cierto que mucha gente relaciona la veterinaria con la clínica de pequeños animales, pero en realidad es una carrera en la que se abordan distintos aspectos que van más allá de la clínica, como son la producción animal, la economía agraria o la higiene de los alimentos. A mí siempre me ha interesado mucho la producción animal, y de ahí di el salto a la agroecología y la soberanía alimentaria, y desde este campo, al mundo de las ONGs.

Por otro lado, siempre me ha atraído mucho la comunicación, de hecho, mientras estudiaba el bachillerato tuve dudas sobre si estudiar veterinaria o periodismo y gracias a un concurso que ganamos en mi clase que consistía en hacer un periódico, con sus artículos y entrevistas, tuve la posibilidad de hablar con periodistas del diario El País, quienes me recomendaron tirar por la veterinaria, ya que siempre podría especializarme más tarde en comunicación, siendo al revés más complicado.

 

Comunidad Bloguera

En el año 2010 creamos el blog de Agromonegros, si bien no empezamos a llevarlo de forma regular hasta el 2015. En ese tiempo no éramos muchos blogueros en el sector y enseguida conectamos unos con otros. Sin embargo, si observo que hoy en día esta comunidad ha crecido más pero que muchos de los que estaban entonces han ido desapareciendo o haciendo menos publicaciones. No ha sido tu caso que no sólo te has mantenido igual de activa si no que tus proyectos han ido a más, como por ejemplo la creación de la revista Mallata o el Mapa de Iniciativas Rurales ¿Por qué crees que ha pasado esto y cómo has conseguido aguantar el paso del tiempo?

Es cierto que la comunidad de “blogueros rurales” ha cambiado considerablemente en estos años y, no sé si se debe a que eran los comienzos o a qué, pero tengo la sensación de que antes era una comunidad mucho más sólida y más comprometida, también es cierto que quienes teníamos blogs sobre estos temas entonces era porque nos motivaba mucho la temática, y ahora hay gente que lo hace por el tirón que hay actualmente sobre tema rural. Creo que hay gente que hace seis años estaba muy activa y ahora menos porque han ido canalizando sus conocimientos y energía hacia otros proyectos, creo también que sus blogs les dieron a conocer y les abrieron otras puertas. A mí el blog me ha abierto muchas oportunidades laborales, de hecho, creo que todos los trabajos que he tenido desde que empecé Mallata, han sido en gran parte gracias al blog. A mí el blog me ha supuesto siempre mucha motivación y me ha traído muchas alegrías, además he conocido a mucha gente y muchos proyectos, como Agromonegros, gracias a él, creo que gracias a esto he intentado esforzarme por mantenerlo siempre activo, en mayor o menor medida, y también este contacto continuo con “la comunidad” ha hecho que vaya reiventándolo un poco y haya aguantado el paso del tiempo.

¿Cuándo eliges un tema para desarrollar un post, en que te basas? ¿Inspiración, intuición, diversidad, necesidad?

Al principio, cuando empecé, que tenía mucha más energía y sobre todo más tiempo, abarcaba mucho temas de actualidad e intentaba que fuesen de temáticas diversas (siempre dentro del campo del medio rural, la agroecología, la ganadería, etc…), luego hubo un tiempo en el que trataba temas que me pedía la gente y actualmente me dejo llevar por la inspiración. Creo que los posts que escribo por inspiración a la gente le gustan más, y por lo general son los que mejor aceptación tienen.

«Una mallata es un lugar en mitad del campo o de la montaña donde el ganado y los pastores encuentran refugio las noches que pasan a la intemperie. En 2015 nació Mallata.com para ser precisamente eso: un refugio en la red donde encontrar contenidos sobre el sector agrario, el medio rural y donde visibilizar a las personas, especialmente a las  mujeres, que habitan y trabajan en él.«

Feminismo y Mundo Rural

He comenzado explicando que el motivo de esta entrevista era ser el Día de la Mujer ya que tanto por ti misma, como por la labor que realizas para dar visibilidad al papel de las mujeres rurales en el blog, eres un ejemplo para muchas mujeres en demostrar que el campo no es sólo cosa de hombres.  ¿Te has sentido alguna vez discriminada en tu profesión por ser mujer?

Pues la verdad es que sí. Creo que queda mucho trabajo todavía por hacer hasta alcanzar la igualdad plena entre hombres y mujeres. Yo me he sentido discriminada por ser mujer en distintos trabajos. Me parece que por desgracia es algo transversal a todos, o casi todos los oficios, y las mujeres seguimos teniendo que hacer mucho más y demostrar mucho más que un hombre en el mismo puesto. Por supuesto, alcanzar puestos de responsabilidad sigue siendo una odisea en muchos casos, y prueba de ello son los sindicatos y las cooperativas agrarias, donde aún queda un largo camino por recorrer.

¿Qué medidas propondrías para aumentar la igualdad en este sector?

Creo que hace falta mucho trabajo de concienciar a los hombres para que sean conscientes de cómo ellos, en muchos casos sin darse cuenta, infravaloran a menudo a las mujeres. Es difícil ver cómo aumentar la igualdad en este sector porque medidas a priori muy ventajosas, como la Ley de Titularidad compartida, han resultado -inexplicablemente- ser un fracaso y no han conseguido mejorar la situación. Considero que hay que potenciar a través de redes de apoyo y organizaciones, el empoderamiento de las mujeres, porque, solo vamos a conseguir la igualdad haciéndonos valer nosotras mismas y empezando a dar codazos para ser tenidas en cuenta.

A nivel institucional, me parece que lo fundamental es garantizar la presencia de servicios básicos en zonas rurales. Las mujeres jóvenes son el principal colectivo que abandona el medio rural y lo hacen porque son conscientes de las dificultades que tiene vivir en un pueblo, debido a la falta de servicios básicos. Si conseguimos abordar ese problema, conseguiremos que haya más mujeres en zonas rurales y, por tanto, más mujeres también en el sector agrario, no solo trabajando como asalariadas, sino también como propietarias de explotaciones y desempeñando puestos de responsabilidad.

¿Crees que se incorporan menos mujeres que hombres al sector rural? Y si es así ¿A qué crees que se debe? ¿A falta de oportunidades? ¿A que no se informa acerca del sector a las mujeres como a los hombres?

Sí, se incorporan menos, al menos desde el punto de vista “legal”, porque la realidad es que hay muchas mujeres trabajando en el sector agrario sin estar dadas de alta en la seguridad social, ya que se considera que “echan una mano” en la explotación familiar, y en otros trabajos desarrollados en el medio rural pasa lo mismo, hay muchas mujeres trabajando sin cotizar por ello. Esto se debe principalmente a un aspecto cultural, ya que, tradicionalmente, el trabajo desarrollado por las mujeres ha sido considerado por los hombres como complementario al que ellos realizan, a pesar de ser tan fundamental como el suyo, y, por tanto, no se ha reconocido el trabajo que éstas realizan.

Por otro lado, sigue habiendo hombres que prefieren que su explotación caiga en el abandono, o venderla, antes de que el relevo lo hagan sus hijas, aunque estas estén dispuestas a ello. Aunque cabe decir que esto cada vez es menos frecuente y se van viendo más explotaciones en las que el relevo lo hacen mujeres.

Además, como comentaba en la pregunta anterior, también influye mucho el hecho de que las mujeres jóvenes sean el colectivo que más abandona el medio rural. Esta característica hace que la tasa de masculinidad en las zonas rurales (el nº de hombres por cada 100 mujeres) sea bastante alta, más alta que en municipios de gran tamaño.

Colaboraciones con otras mujeres del sector rural

¿Cómo surgen colaboraciones con otras mujeres como la del manifiesto  “Por un feminismo de hermanas de tierra” o el Mapa de Iniciativas Rurales?

Bueno, surgen principalmente por la necesidad de romper esa invisibilización de las mujeres en el medio rural. En el caso del manifiesto “Por un feminismo de hermanas de tierra” que escribo todos los años con mi amiga María Sánchez, fue ella la que me lo propuso ante la necesidad de un manifiesto que pusiese el foco en las necesidades que tenemos las mujeres que vivimos en pequeños municipios.

En el caso del mapa de iniciativas impulsadas por mujeres en zonas rurales, surgió a raíz de varias charlas que di sobre el papel de las mujeres en el medio rural y en las que daba a conocer distintas iniciativas que impulsan mujeres en zonas rurales. Me di cuenta de que, por un lado, había mujeres a las que les empoderaba mucho el ver que otras mujeres en otros pueblos estaban haciendo cosas interesantes y que también las podían hacer ellas, y por otro, había mujeres que conocían proyectos parecidos a los que ellas estaban desarrollando y les servía para hacer red. Pensé que sería bonito y muy útil el crear un mapa interactivo en el que poder a conocer todos esos proyectos impulsados por mujeres y así, ayudar a otras mujeres y crear redes, pero también poder mostrar al mundo todo lo que mueven las mujeres rurales, y demostrar que no hace falta vivir en una ciudad para dedicarte a lo que te gusta, porque en el mapa hay desde estudios de arquitectura hasta equipos de fútbol sala femeninos en pueblos de menos de 20.000 habitantes.

«Las mujeres jóvenes son el principal colectivo que abandona el medio rural y lo hacen porque son conscientes de las dificultades que tiene vivir en un pueblo, debido a la falta de servicios básicos. Si conseguimos abordar ese problema, conseguiremos que haya más mujeres en zonas rurales y, por tanto, más mujeres también en el sector agrario, no solo trabajando como asalariadas, sino también como propietarias de explotaciones y desempeñando puestos de responsabilidad.«

¿Dichas acciones han tenido repercusiones?

Sí, muchas, la verdad. El manifiesto “Por un feminismo de hermanas de tierra” es una pasada la gran acogida que tiene año tras año. Se lee en concentraciones, en institutos… y nos emociona muchísimo ver que tantas mujeres se ven identificadas en él.

Y el mapa también, sobre todo en Aragón ha salido en bastantes medios, pero lo más bonito del mapa es cuando me escriben mujeres para darme las gracias por verse reflejadas en él, o porque gracias al mapa han encontrado a una mujer que tiene una empresa y han decidido hacer prácticas con ella, o porque en el mapa han encontrado proyectos similares a los suyos y han empezado a colaborar. La verdad es que es muy gratificante.

«Pensé que sería bonito y muy útil el crear un mapa interactivo en el que poder a conocer todos esos proyectos impulsados por mujeres y así, ayudar a otras mujeres y crear redes, pero también poder mostrar al mundo todo lo que mueven las mujeres rurales, y demostrar que no hace falta vivir en una ciudad para dedicarte a lo que te gusta, porque en el mapa hay desde estudios de arquitectura hasta equipos de fútbol sala femeninos en pueblos de menos de 20.000 habitantes.«

Mencionar que este año tu blog ha recibido tres importantes premios: 20blogs categoría blogosfera verde, el Premio Félix de Azara y el Premio CREAR de Jóvenes Creadores Aragoneses ¿Además de por el reconocimiento que no es poco, sirven para algo estos premios? ¿Te ayudan en tu proyecto? ¿Cómo te sientes?

Sí, me ayudan muchísimo. Mallata es un proyecto muy pequeñito y que yo hago en mi tiempo libre. Estos reconocimientos me ayudan a seguir motivándome y a no abandonar, pero también me ayudan a llegar a más gente y a dar a conocer Mallata. Además, en el caso del Félix de Azara y del Premio CREAR tienen una remuneración económica, por lo que me ayudan a sufragar los gastos que tiene el blog, ya que hay que pagar hosting, mantenimiento informático, etc…

Me siento muy contenta, la verdad. Creo que ha sido un año muy intenso, pues después del 2020 parece que 2021 ha venido un poco saturado, sobre todo los últimos meses y además a finales de 2020 fui madre y este 2021 se me juntó todo: aprender a ser madre, volver al trabajo y el estrés post-confinamiento. Así que estos reconocimientos me han dado un buen “empentón” para seguir buscando tiempo que dedicarle al blog y no abandonar, porque, de no ser así, creo que hubiese pausado más las entradas del blog.

Por último, ¿Qué le dirías a una mujer que esté pensando en emprender sea desde el ámbito que sea en una actividad en el sector rural?

Pues le diría que emprender siempre es difícil y asusta mucho, pero que hacerlo en el medio rural no lo hace más complicado, sino todo lo contrario. Hay mucha más accesibilidad a la información, porque las agentes de empleo y desarrollo local se implican mucho y son muy cercanas, igual que el personal de los grupos de acción local, y hay muchas mujeres que han emprendido antes que reciben con los brazos abiertos y con ganas de ayudar a todas aquellas que se lo están pensando. Siempre hay proyectos que fracasan, es verdad, pero de todos los fracasos se aprende también. Así que, le diría que adelante, que se tire a la piscina con miedo.

Buscad refugio en Mallata

Muchísimas gracias Lucía por dedicarnos un poco de tu tiempo. Felicitarte una vez más por el trabajo que realizas y del que nos declaramos fan y animar a nuestros seguidores a que si todavía no lo han hecho, se acerquen a tu refugio, que seguro no les defraudará.

Muchas gracias a ti, Elisa, porque haces una labor maravillosa desde tu puesto de responsable de comunicación y marketing de Agromonegros, y a todo el equipo de una empresa que en estos tiempos en los que muchas empresas buscan cualquier excusa para irse a la ciudad, sigue apostando por un pueblo en el corazón de los Monegros, ayudando a diversificar la economía rural.

¡¡Feliz día a todas las mujeres!!

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Categorías:

Etiquetas:

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.